Los tucanes

tucan (1)Cualquiera que haya visitado las selvas tropicales de Sudamérica, no puede dejar de reparar en unas aves de tamaño mediano o grande, adornadas con un inmenso pico de colores muy llamativos, que no paran de moverse y hacer piruetas en las ramas más altas de los arboles: son los tucanes, cuyo nombre deriva de la palabra tucano de los indios tupí de Brasil.
Estas aves constituyen por si solas una familia que incluye unos cinco géneros y cerca de cuarenta especies y se agrupa en el mismo orden que los pájaros carpinteros.

Los tucanes llevan una vida completamente arbórea, estando ligados por lo tanto, al bosque tropical. Lo que más llama la atención de estas aves es su desmesurado pico que, aunque muy fuerte, resulta sumamente liviano gracias a sus numerosas cámaras de aire.
Por el tamaño de su pico, los tucanes se parecen a los cálaos del viejo mundo, de los cuales se diferencian fácilmente, porque los tucanes carecen del sobrepico corneo que tienen los cálaos. La diferencia entre ambos grupos es tan notoria que los cálaos se colocan en un orden aparte.
El tamaño del pico de los tucanes es tal que en algunas especies parece exageradamente grande para las posibilidades de su dueño.
La lengua es asimismo notable por su forma, sumamente larga y estrecha, está también aplanada horizontalmente, constituyendo una fina lámina que en algunas especies llega a alcanzar los catorce centímetros. En su extremo distal destacan unas escotaduras a ambos lados, a partir de las cuales la lengua se va afinando hasta terminar en una punta cerdosa.

Por lo general las alas de los tucanes son redondeadas y la cola estrecha y larga. Dentro de las mayores especies de estas aves están los tucanes de pico arcoíris que llegan desde México hasta la Argentina. Entre estos, algunas especies alcanzan casi sesenta centímetros, pero el tamaño promedio es de alrededor de treinta centímetros de longitud.
Los tucanes son aves sociables que con frecuencia viven reunidos en ruidosas bandadas de una docena de individuos. En sus desplazamientos todos parecen seguir a la primera ave que emprende el vuelo que es de trayectoria irregular y sinuosa, y sin aparente rumbo fijo. Su vuelo es ondulado y en el alternan los aleteos y planeos con las alas extendidas. Sin embargo las especies más pequeñas se desplazan de modo más directo y definido que las grandes.

Toda la vida de los tucanes se desarrolla en los árboles, hasta el punto de que para bañarse utilizan el agua almacenada en los agujeros y cavidades de los troncos. Sumamente curiosos, los tucanes no dudan en acercarse a las personas cuando estas entran en la selva en que no son molestados.tucan (7)
La alimentación de los tucanes se compone fundamentalmente de bayas y cualquier otro tipo de frutos de la selva, aunque a veces enriquecen su dieta con insectos, arañas y pichones de otras aves. Demuestran una gran habilidad para capturar con la punta de su pico a los insectos voladores, especialmente la caza de las termitas maduras, cuando vuelan en grandes nubes al atardecer.

Merece la pena hacer algunas consideraciones sobre el tamaño del pico y los hábitos alimenticios de los tucanes. Su desmesurado apéndice permite a estos pájaros, que en cierto sentido son torpes y pesados la recolección de las frutas en la punta de las ramas más finas, mientras que ellos se posan en las más seguras. Esto no explica el tamaño y los ricos colores del pico de los tucanes. Probablemente, el brillante diseño sirve como advertencia e intimidación para mantener alejadas a otras aves, cuyos nidos son devastados por los tucanes; en este sentido cabe destacar que ni pequeños halcones, ni otros pájaros igualmente agresivos, se atreven a atacar a un tucán cuando este se posa cerca de su nido. Mientras se encuentran en vuelo, los tucanes no pueden mover sus formidables picos, momento en el que son atacados por diversas aves.
La voz de los tucanes es muy pobre, la mayoría de ellos emite un sonido monótono que recuerda vagamente el croar de una rana, aunque también pueden producir gorjeos o cascabeleos muy simples.

Los tucanes crían a sus pichones a lo largo de todo el año, escogiendo para construir sus nidos, cavidades existentes en los troncos de los arboles. En este sentido estas aves son fáciles de contentar pues utilizan tantos huecos formados al pudrirse un viejo tronco así como nidos abandonados de los pájaros carpinteros. Estos huecos también suelen ser utilizados para descansar. Cada bandada parece tener un número predeterminado de estos lugares de descanso, los que utilizan como dormideros naturales, en los que podemos encontrar hasta seis ejemplares adultos. Como es característico en ellos duermen con la cola levantada hacia la cabeza y el pico descansando sobre la espalda entre las alas. Esta postura parece ser un mecanismo adquirido para ahorrar espacio y evitar que se deterioren las plumas.

Hernán Guillermo Chatard
Fotos extraídas de Internet