historias de mascotas

Envíanos, en forma totalmente gratuita, la historia de tu mascota o algún cuento, relato, poesía, etc. para publicarla en esta sección. La misma debes enviarla a: revistamundomascota@gmail.com detallando al autor.

  • + -

    EL AVENTURERO DUQUE

    Yo nací el 20 de enero del 2005, soy un jasky siberiano, y os voy a contar mi historia.Cuando yo nací y abrí los ojos vi a mi madre la más guapa del mundo, tenía dos hermanitas, nos pasábamos el día jugando y durmiendo que feliz fui. Cuando tuve dos meses vinieron a casa un matrimonio y una niña, me cogieron y me apartaron de mi familia y me llevaron con ellos a vivir a Ciudad REAL, yo estaba asustado, me dejaron en la casa suelto, me decían cosa bonitas, me acariciaban, me dieron de comer y me dieron cariño, así pasó el tiempo y fui creciendo. Cuando tenía cuatro años fueron cambiando las cosas, ya no me acariciaban, no me sacaban a pasear, no me decían cosas bonitas, ya no me querían porque ya no era ese cachorrito y ya era adulto; fui un capricho para ellos. Pero una noche mi dueño vino borracho, se acercó a mi cama y empezó a pegarme como un loco y no contento con eso cogió su cigarro y me quemó por mis patas, cuando se cansó de maltratarme se fue a dormir, que dolores tenía yo no sabía nada más que llorar, me sangraban las heridas, nadie vino a socorrerme, no dormí en toda la noche, a la noche siguiente mis dueños me metieron en el maletero y me abandonaron en medio de la nada como pude anduve por un camino y debajo de un árbol me senté y me puse a pensar ¿ qué he hecho yo para merecerme esto ,por que mi dueño me ha maltratado? y ¿por qué me han abandonado? no entendía nada, como pude allí me acurruqué y me dormí, la verdad era invierno y hacia mucho frío. Cuando amaneció seguí caminando llegué a un pueblo, caminé buscando comida algo encontraba por los contenedores, y así pasó el tiempo. Pasado un mes me encontraba sucio, deshidratado, hambriento, débil, mal herido, triste y sin ánimos de seguir así sin saber donde ir. Estaba cansado y en una cuneta me tumbé y me quedé dormido, estaba anocheciendo, de repente paró un coche y salió de él un matrimonio, me cogieron y me llevaron al refugio de Pedro Muñoz. Me llevaron al veterinario me curaron, me dieron medicamentos, me llevaron con otros perros y allí conocí a muchos amigo, me trataron muy bien, me dieron mucho cariño sobre todo la dueña que se llamaba Loli. Estuve seis meses en recuperación, cuando me recuperé me pusieron un anuncio en una revista pelo pico pata se llamaba y buscaba una familia. A los días Loli vino contenta y me dijo: Duque nos han llamado de Castellón, Esmeralda y dice que te van a adoptar, yo tenía miedo por si me pasaba lo mismo. A mitad de camino vino mi dueña, su amiga Susi y su madre Tomasa quedamos en un pueblo, yo estaba nervioso y confuso, me montaron en su furgoneta y me llevó a su chalet, era grande con terreno y me presentaron a mis amigos actuales, tres perritas pequeñas y un perrito mayor. Me tratan muy bien me quieren muchísimo, me dan mucho cariño ,no me falta nada me tratan como un rey, me dicen que soy un ángel como caído del cielo, yo no se vivir sin ellas tres, viajo mucho, me llevan a la playa, a concursos de perros, me encanta todo eso, disfruto muchísimo con todo. Sabéis Esmeralda me trajo como regalo de reyes a mi novia actual una jasky de mi raza, que se llama Kika, he conocido el amor, estoy enamorado de mi novia, somos muy felices, les estoy muy agradecido por todo lo que han hecho por mí y por darme una segunda oportunidad. Gracias os quiero muchísimo nunca os fallaré. PD: ANTES DE COGER UNA MASCOTA PENSARLO MUY BIEN Y NUNCA LOS ABANDONÉIS YA QUE ELLOS NUNCA OS FALLARAN. Duque nos estas dando toda la felicidad del mundo a tú lado hemos aprendido muchísimo, te queremos eres lo más bonito que Dios ha podido crear a ti DUQUE NUESTRO ÁNGEL. BESOS .
  • + -

    CARTA DE UN PERRO A SU AMO

    Lunes, 06 de junio de 2011 a las 13:08 Y una mañana de junio, llegamos con mi mamá al PARAISO, que lugarrrrrrrr , eso si que estaba bueno, había flores, árboles, sol, perros, gatos, gente que nos recibía con mucha alegría, que más podíamos pedir!!!! Por fin habíamos llegado al lugar indicado, mucho departamento, mucho Paseo de las esculturas, mucho Parque de mayo, muchas vacaciones, pero esto era lo que yo quería, un lugar que tuviera todo para jugar. Saludé a todos los que me vinieron a recibir, algunos me ladraron, no todos perros quieren ser amigos, así que yo seguí jugando, oliendo todas esas flores que eran todas para mí, rozando esos árboles que me acariciaban el lomo. Mi mamá, como siempre me miraba, y tenía esa correa que tanto detestaba entre sus manos, y que yo entre juegos y aprovechando un momento de distracción, me sacaba y me hacía el distraído… pero la bruja se daba cuenta y otra vezzzzzzzzzz atado, pero yo me las ingeniaba para llevarla a la rastra, porque a mí me gustaba la naturaleza, jugar, pasear, tomarme todo el aire. Nuestra vida era muy divertida, cada uno tenía sus roles, por ejemplo, yo sabía que ella era vaga para despertarse, entonces me ocupaba de despertarla por las mañanas y allí nos quedamos abrazados como agradeciendo un día más de estar juntos, luego desayunábamos yo esos granitos de gallina ricos pero aburridos, mi agua, la leche me la habían sacado, no se que habré hecho mal, y ella el suyo. Yo sabía que tenía que quedarme solito porque se iba a trabajar, así que sin molestar me retiraba a descansar y esperarla. Cuando ella llegaba, yo la estaba esperando, era una fiesta de abrazos, de mimos, de caricias, porque yo sabía que me seguía mi paseo, y allá íbamos… nos esperaba Chicho, un amigo del barrio que me cuidaba como mi papá, y si por ahí encontraba otro que andaba vagabundeando, lo invitaba a que nos acompañe, todo bicho de cuatro patas era mi amigo. De mi barrio conocía cada árbol, cada flor, cada olor, pero lo más divertido era cuando mi mamá me subía al auto, me ponía ese espantoso cinturón de seguridad como si fuera un ser humano que tuviera que cumplir con las leyes de transito, que pesada mi mamá, me hinchaba un poco, pero sabía que lo hacía para que yo vaya seguro, pero para mí eso era paseo, el parque me esperaba, ahhh que gran paseo, yo me desesperaba con tanto verde y nuevos amigos, algunos no me daban bolilla, la gente se paraba a saludarme, yo les hacía un mimo ellos también eran amigos, me hacían posar y escuchaba un clic, que se yo cosas de humanos, yo por las dudas ponía mi mejor cara. Cuando volvíamos, me esperaba la merienda y me rajaba para la cama a descansar, después venía mi mamá y me llenaba de mimos, como me gustaba que me diera besos, me decía que me amaba mil veces al día, como si yo no los supiera, a veces la acompañaba a hacer otras cosas, ella me llevaba así estábamos juntos y yo no me quedaba solo. En casa odiaba esa maldita computadora y yo me le tiraba encima, no la dejaba escribir, llegué hasta ponerme arriba de una pantalla donde la gente se movía, y no hubo caso, me ganó, pero no tanto, porque un día trajo algo chiquitito y negro, la puso en la cama y yo chusmee a ver que pasaba, escuchaba música y gente que se movía, ¿era lo mismo? nooo, ahora me había invadido la cama? Entonces me dije, lo bueno, es que voy a poder estar más cerquita de mi mamá y la voy a poder molestar más así la apaga pronto y me da bolilla a mí, jeje. Mejor que yo no la conocía nadie a mi mami, llevamos 7 años de feliz convivencia. Cuando llegaba la noche venía el gran premio, además de los granitos de gallina, me daban una carne tiernita y rica, mi pechuga de pollooooooooooo, la podía oler a kilómetros, que riccccccccccaaaaaaaaaaaa, pero antes de dormir tenía que hacer pis y en invierno el balcón estaba frío, mi mami me ponía un pulovercito, yo salía rapidito y volvía contento y ella me llenaba de mimos, mi esfuerzo tenía su premio. Ella me llevaba a dormir y abrazaditos nos sorprendía el sueño. Nuestros veranos eran joda, joda, joda, arena, sol, playa, sombrilla, otros perros… que lugares hermosos me llevaba mi mamá, eran una vacaciones hermosas me gustaba jugar con la arena, hacer milanesa, sacarle la sombrilla a mi mama, le tenía miedito al agua, pero cuando hacia calor, el agüita venía rebién, y a upa las olas nos mojaban, yo me hacia el gil, porque a upa, me encantaba estar hecho una bolita con mi mamá. Volviendo al paraíso al que me llevó, me dije, éste es mi lugar, yo quiero quedarme acá, pero no se lo podía decir a mi mamá porque se moría de tristeza, igual mientras pudiera lo disfrutaría, era tan grande mi emoción que yo quería ver que había más allá, seguiría siendo todo tan lindo?… y empecé a caminar y caminar, corría… por ahí me choque con algo que no me dejaba pasar, y dije "TE HAGO UN POZO" me encantaba hacer pozos, y así pasé para el otro lado, que si bien era lindo no lo era tanto, así que había que seguir buscando, mi mamá había desaparecido de mi vista, pero yo sabía volver, la curiosidad pudo más igual ella me vendría a buscar, y de pronto, otra vez esos hilos que no me dejaban pasar, pero esta vez había un hueco por donde me podía meter, y allá fui decidido! , un dolor intenso me paralizó, logré pasar si, pero, caminé unos pasos y el dolor era más fuerte, mi pulóver se había mojado, me quedé quietito y no sentí más nada. De pronto veo todo desde arriba, mi mamá lloraba desconsoladamente, ¿me porté mal? ¿Qué hice? Yo sólo quería jugar, mami me tiraba aire por la boca, me masajeaba el pecho y me pedía que no la deje, me parece que me había mandado una flor de macana.... Al rato vinieron mis amigos, los mismos que nos habían recibido cuando llegamos y me envolvieron en una sábana, me pusieron debajo de una árbol hermoso, escuche que se llamaba PARAISO, vino mi mamá y me dijo un montón de cosas lindas, ella lloraba mucho, todos lloraban, yo los veía, pero no podía hacer nada, ni tampoco decirles que yo estaba rebién. Llegó la mañana y el solcito daba sobre el lugar donde me habían dejado, mi mamá me fue a ver, me dijo que fui muy importante en su vida, que me había amado y me seguirá amando toda la vida, que había sido un gran perro, un gran compañero. Yo la miraba desde arriba con todo el amor del mundo, me había dado cuenta que esta travesura me había salido mal, mi mamá y yo no estaríamos más juntos, yo me quedaba en el paraíso y ella volvía sin mí. Me llamé "NONO" fui un schnauzer negro, decían que muy lindo, traté de ser un buen perro, un buen compañero, educado, comprensivo, le di a mi mamá todo el amor que pude y me sentí amado, tuve una vida relinda a su lado. Ahora tengo otra tarea, cuidarla desde el cielo de los perritos. Estoy un poco triste porque no estamos juntos, pero la voy a amar toda la vida, a su lado fui un perrito muy feliz y me dejó en el mejor lugar del mundo, hasta siempre mami, nos volveremos a ver algún día. TE AMO NONO. Miriam Battelli
  • + -

    LA HISTORIA DE FUSER

    Un día nos preguntamos si existía un perro que parezca un lobo blanco, fue en ese momento que nos informamos y apreciamos fotos en la web de distintos ejemplares de la raza pastor blanco suizo. Quedamos anonadados y creímos que debíamos tener uno urgente. Desde ese instante deseamos tener un ejemplar de la raza. En esa etapa de nuestra vida todavía no vivíamos en casa y no podíamos concretar el sueño. Cuando nos mudamos no deseábamos más que contar con un amiguito blanco. Por este deseo que era tan fuerte fuimos en busca de uno. Nos contactamos con el criadero White Friends en esta ciudad y ese mismo fin de semana visitamos el predio para conocer una camada que tenía un mes de vida. Ese día de mayo de 2009 conocimos a Marisa Godoy, una persona encantadora que sin reparos nos mostró los cachorros y nos dejó elegir al que queramos. Queríamos un macho de pelo largo, vimos a todos y de repente vimos a un hermoso cachorro que era el más gordito y pancho, era precioso. Fue así que dijimos era ese el elegido y Marisa lo marcó. Cuando salíamos con todo el entusiasmo del criadero debíamos pensar un nombre con F, y fue en el camino a casa que dijimos FUSER. Esteban, seguidor del Che Guevara a quien en su juventud lo llamaban así lo planteó y no pensamos más, ese era el nombre. De allí en adelante no dejamos un solo fin de semana de visitarlo para ver su crecimiento hasta que llegó el día tan añorado de llevarlo a casa. En casa se mostró muy cómodo el primer día pero no resulto efectiva la decisión de que duerma en el lavadero. No podíamos lograr que este tranquilo a la noche y solo quería salir de allí. Pasadas un par de noches sin pegar un ojo tomamos el sillón y cortamos con él el paso al resto de la casa de manera que quede en el quincho y esa sea su área. No podíamos creer que no llorara y allí creció feliz de estar cerca del alimento (siempre fue un chanchito jaja). A los cuatro meses pudo salir al patio y alguna que otra salida al criadero y de paseo. Ya dormía afuera. Era un deseo tan profundo de volver todos los días a casa para estar con él. Un compañero sin igual, llegábamos y nos acompañaba en todo lo que hiciéramos, siempre cerca, atento, protector, éramos todo para él, éramos su razón de existir. Aprendía trucos rapidísimo, ya sabía varios, era increíble! Sacamos fotos como nunca, tenemos miles de fotos!! Era tan lindo que todo momento era digno de ser registrado. Pero como todos dicen lo bueno dura poco. Esa felicidad que nos daba Fuser, esa alegría de verlo todos los días de que este en todo lo que hagamos era tan soñada que nunca pensamos que se esfumaría tan repentinamente. Con tan sólo seis meses nuestro bebé mostró muy pocos síntomas de sentirse mal, un día presentó vómitos y decaimiento, pensamos que estaría mejor al día siguiente, lo seguimos con el veterinario y se veía como algo normal. El 21 de octubre de 2009, día del cumpleaños de Sabrina, ella se levantó preocupada porque Fuser no había comido y tendría hambre, lo vió desde la habitación, Fuser tendía en el piso con sus hermosos ojitos abiertos. Ese momento espantoso de verlo así y correr hasta él con la mínima esperanza de que despierte es inolvidable. Sabrina le pedía que vuelva pero era inútil. Fue ese el fin de unos hermosos cuatro meses de Fuser en casa, del rey de la casa. Nuestro bebé se fue y la casa perdió todo sentido, volver del trabajo ya no era lindo, sino angustiante. Lágrimas no dejaban de correr por nuestros rostros y fue muy difícil aceptar su partida. Quien puede pensar que un bebé debe partir tan pronto, con que utilidad? Es en vano tanto sufrimiento. Pero como todo en la vida debe sobrellevarse y recordarlo con amor y alegría, la misma con la que lleno nuestras vidas. Hoy vemos gente con sus perritos y solo el deseo es que los amen y traten como lo fieles y compañeros que son, se lo merecen! Ellos viven para nosotros y la devolución debe ser la misma o mayor. Fuser, sos el comienzo de un proyecto que mamá y papá llevarán a cabo en tu honor porque fuiste único y nadie podrá reemplazarte. Te amamos gordito hermoso! Sabrina y Esteban
  • + -

    LA HISTORIA DE DAYSSY Y LUCAS PALAVECINO

    Historia de Dayssi Fiamma Palavecino. Se fue al cielo el 21 de diciembre del 2007. Fue mi bb 18 años, una pequinesa, llena de amor y ternura, y fue criada como tal. Recorrimos muchos caminos juntos, tuvo mi amor y el de mis seres queridos; entendía mis alegrías y mi dolor. Siempre feliz, fue la luz de mis ojos. Hija jamás voy a olvidarte, estas en casa, en esa urnita que quise prepararte para vos con tus cenizas y todas las semanas tenes tus flores y tu vela, guardo tus regalos y tu ropita, sos y serás la reina de la casa, jamás nadie te reemplazará, te amo. Tu papá Raúl, abuelos y tíos. Volví a sonreír, llego Lucas Palavecino. Acá te lo cuento. Lucas Palavecino llegó a casa el 29 de diciembre del 2007, regalo de una amiga, y pensé será bueno que llegue hace poco se fue Dayssi...y no me equivoqué. Hoy tiene un año y 6 meses, de pura dulzura y ternura, es un bombón y una belleza de animal, comparte todo el tiempo, jamás está solo, es la alegría las 24 hs. es Luquitas que llegó para llenar un lugar difícil y lo pudo lograr. Tiene toda la contención de una familia y nada de lo que hago, es suficiente por todo el amor que nada. Es la locura del barrio, súper cariñoso con todo el mundo Lucas es un caniche Toy arlequín blanco y negro. Dayssy y Lucas, son la luz, el sol, la alegría infinita. Son mis bb. Raúl Palavecino, periodista un papá súper orgulloso
  • + -

    ANEGDOTA DE MI PERRO PACO

    Tengo un perro labrador que se llama Paco, es igual al publicado en el diario clarín junto al gato, les cuento que me ha secado varias plantas, y un día lo vi justo que levantaba la pata en una planta que me habían regalado, entonces en mi desesperación le grite NO AHI NO! y dio resultado se alejo de la planta, de ahí en mas cuando lo veía le gritaba lo mismo y ahora hace sus necesidad de parado, es decir como una perrita, y ahora puedo disfrutar de mi jardín, pero me llama la atención que solo lo hace en mi casa, cuando sale afuera levanta la pata, jaja! es un amor, parece que se da cuenta que no me gustaba lo que hacia. También cuando quiere entrar a la casa, con su pata llama a la puerta, y cada vez más seguido cuando no lo escucho para abrirle la puerta. Es muy glotón con la comida y sabe los horarios en que le doy de comer, y cuando se me pasa, me busca y me rezonga con un gemido y ahí me doy cuenta que le tengo que dar de comer. Para mí y mi familia es un niño en la casa, le damos todos los gustos, regalitos (galletitas para perros y huesos) y cuando salgo le digo que le voy a traer regalitos y me espera en la puerta hasta que llegue, y le enseñe a hacerse el fiaquerito que consiste en estirar las patas de adelante, y entonces lo hace como diez veces seguido y muy rápido, y es ahí que lo premio con un regalito. Espero que les guste, saludos a todos los que quieren a los animales. MCG. Creaciones
  • + -

    MI CHATRAN ERA MAS ELEGANTE QUE EL DE LA PELI

    La anécdota que les contaré me llena de emoción y melancolía porque el artista principal de la historia (por cosas de la vida) ya no está entre nosotros. Su nombre era Chatrán, un gatito de raza, puro corazón, con las similitudes físicas del famoso gato de la película que llevó su nombre. Todo comienza cuándo mi hermano Sergio, que en aquel entonces era un pre-adolescente, lo encontró un día en la calle caminando cerca de casa y no dudó en traerlo. Chatrán tenía casi dos meses de vida y era muy travieso e inquieto como todos los gatitos de se edad. Al entrar en nuestras vidas y hogar tuvo que adaptarse a las otras mascotas que teníamos en casa: un perro de tamaño pequeño color blanco llamado Pachi y otro gatito de pocos meses que se llamaba coraje. Como era de esperarse esto no le agradó mucho a nuestro nuevo amigo Chatrán, pero al poco tiempo ya era uno más de la familia. Jugaban siempre juntos en el patio de casa, el perro corría a los gatos y viceversa, solo que cuando Chatrán se abalanzaba sobre el perrito, le clavaba sus afiladas y pequeñitas uñas sobre el pobre Pachi, y así seguían las corridas por todo el patio. Un día mi hermano Sergio, que solía hacer travesuras típicas de su edad (la edad del pavo), le confeccionó un atuendo poco común para Chatrán: un chaleco de tela de jean color celeste con adornos de tachas (que estaban tan de moda en ese entonces). La verdad es que se había esmerado: ¡aparte de original parecía hecho a su medida! Pero eso no es todo, como Chatrán ya había pasado sus meses de cachorrito, le gustaba salir a explorar los techos y pasearse por las cornisas de las casas vecinas para juntarse con otros gatitos atorrantes. Un día Sergio se olvidó de quitarle el trajecito de las tachas y cuando nos dimos cuenta Chatrán ya se había ido a una de sus excursiones por las terrazas vecinas. Al rato, para nuestra sorpresa, comenzamos a oír risas, halagos y expresiones de ternura desde las casas de alrededor. Fue entonces cuando vimos regresar a nuestro querido "Chatry" con su vistoso chaleco, que (modestia aparte), tan elegante le quedaba y quién sabe ¡cuántos espectadores tuvo a lo largo de su paseo! Este es mi humilde homenaje a las mascotas que dejaron su huellita en mi corazón. Erica de Mattei
  • + -

    HISTORIA DE CAMILA

    Se trata de Camila, una perra cocker dorada que es un personaje. Esto sucedió hace unos meses, saque un cuarto de pollo ya cocido y lo dejé sobre la mesada de la cocina en ese momento venía Cami de su paseo con el paseador y al ver tan preciada presa la agarró fuertemente con sus dientes ante mi desesperación; pues es sabido lo nocivo de los huesitos del pollo, salí con ella desesperada a la calle, mientras trataba de sacarle inútilmente la presa pues la perra gruñía y la defendía cada vez más. Ante la mirada sorprendida de las personas que pasaban caminé tres cuadras hasta su veterinaria y la doctora al hacerme pasar al consultorio en donde la atiende regularmente, Cami soltó la presa y nos movió con gracia su colita intuyendo que sería tratada por la doctora para quitársela. Esa es uno de los tantos sobresaltos que pasé pero es adorable!!!!!! Lic. Adoni Liliana
  • + -

    NUESTRA NENA VIOLETA

    Me encantó leer estas historias y anécdotas. La mía es así: mi familia esta compuesta por mis hijos, Selva, Alejo mi marido y yo. El 23 de Diciembre de 2007 estábamos sentados en la vereda de mi casa con mi hermano que vive en otra provincia. en la esquina de mi casa se encuentra un sito baldío grande en el cual los chicos juegan al futbol. Sentíamos que gritaba y lloraba un cachorrito en ese entonces nosotros no teníamos mascotas. Mi hija se fue a ver que pasaba y un grupo de los chicos que se encontraban allí estaban jugando con una cachorrita de 600 grs. su color por lo poco que se veía era negro. Cuando mi hija se las pidió se la dieron de una cruel manera la arrojaron hacia arriba como si fuera un paquete. La lleve a mi casa la bañamos le sacamos todas las pulgas y garrapatas de las oreja porque era lo único que tenía todavía un poco de pelo, estaba toda lastimada con sarna le habían quebrado la cola y le colgaba. La envolví en una toalla que no usábamos y la lleve a un veterinario amigo. Este le terminó de cortar la colita la curó, la vacunó para la sarna, la desparasitó y otras cositas más que tenía. Cuando llegamos a casa con la cachorrita que solo cabía en mi mano, mi marido nos dice con voz de enojado ¡si se queda esa perra me voy yo. Violeta se quedó y mi marido también jajaja. Ahora es la reina de la casa, mi marido cuando la llama le dice Leti veni con papá, mis hijos vení con la tati o el tato. Es un animal muy inteligente nosotros le decimos a los chicos que si pudiera hablar sabría decir las tablas y traería mejores notas en el colegio que ellos. No es linda es de raza ratonera, es negra lo único que tiene blanco son los ojitos y los dientes pero todos en casa la amamos como si fuera un una persona. Es nuestra reina... Espero que le haya gustado la historia de nuestra bebe. Ana de Marcos Juárez, Cba.
  • + -

    LA HISTORIA DE LUCIA

    En casa ya teníamos a Natalia, una perrita histérica y malcriada, que duerme con mi marido y yo, además de Mina, -una gata divina- y Violeta y Matilda -dos tortugas "herencia" de familiares de mi marido-, y la casa no es grande...Pero, un sábado de febrero de 2006, en que fuimos al cementerio con mi marido y nuestra hija Camila, entonces de 6 años, la "descubrí". Antes de salir, mi hija quiso ir al baño y al abrir la puerta allí estaba, Camila me dijo "hay un perrito", y ahí estaba, asustada, y temblorosa con las orejas caídas y llena de pulgas...la alcé, movió su colita como piolín y nos siguió hasta el auto, pero no hubo "quórum", ya que mi marido no quiso saber nada con llevarla a casa y la dejamos atrás llorando...Ese sábado estuve todo el día pensando en ella, sintiendo que era para mí, así que al día siguiente, domingo, me tomé el colectivo y, bolsa en mano, fui en su búsqueda, en el baño, primer lugar donde la busqué, no estaba, así que me dije, "bueno Nancy no es para vos" pero cuando estaba por irme de allí, un cuidador me preguntó que buscaba y cuando hablé del "perrito" me dijo, "ahí está, en la cocina, ayer comió pero hoy no quiso comer nada...", entré y la vi en un rincón, asustada así que la metí en la bolsa, la tapé con una sabanita y me la traje en el colectivo, rogando que no gritara ni llorara...Y así llegó a casa, estaba con pulgas y sarna pero en un mes se compuso, se recuperó, sus orejas caídas se pararon como dos antenas y empezó a comer y a crecer, a comer y a crecer...En principio se llamó Tomás hasta que supimos que era nena, y ahora está con nosotros Lucía desde hace más de 3 años, juega con Natalia y es todo afecto y cariño hacia todos y en especial hacia mí, como si recordara (yo creo que tienen memoria), que la rescaté, y sus ojos sólo transmiten ternura y agradecimiento. Ahora es una más de la familia, y ella lo sabe. Cómo no quererla! Esto es un homenaje a "La Lupa", pero también a Natalia su hermana, a Mina y a todas las mascotas que nos alegran la vida y que sólo saben dar amor... Nancy Graciela Zsifkov
  • + -

    ANECDOTAS DE PERROS Y GATOS

    Toto un perro de la calle apareció en mi vida ya grande yo, el y mi gato cuando voy a comprar alimentos a la veterinaria le explico que Toto de aprox. l8 años según datos fehacientes de vecinos mas 20 de mi gato negro y los 69 míos hacen la friolera de unos 300 años según mis compañeros de trabajo Toto es inmortal el 26 murió el negro tomaban la leche juntos ejemplo de unión y paz que bueno seria si en este mundo tan violento sirviera de ejemplo para los hombres. Víctor Deleau
  • + -

    HISTORIA DE MI MASCOTA MORA

    Hola mi nombre es Jazmín, les quiero contar la historia de mi mascota, yo tengo 11 años. Bueno tengo una perra que se llama Mora, tiene 4 meses nació el 25 de noviembre del 2008, es negra fuego, es traviesa, amorosa y somos inseparables, ella me quiere mucho. Bueno les voy a contar bien, yo antes de tener a Mora tenía una cocker que era de mi mamá, Tomás, pero el 1° de enero se murió, entonces hicimos campaña para tener otro perro que sería mío, y el 7 de febrero de 2009 la fuimos a buscar y después estuvimos bien y todo eso. También tengo un conejo que se llama Rey y un gato que se llama lilo. Jazmín
  • + -

    AMOR DE PERROS

    En estas duras horas que nos toca vivir no está de más recrear esta historia verídica de amor de perros. Noviembre del año 2007, tarde de primavera en la ciudad de concordia provincia de Entre Ríos, camino a mi trabajo me encuentro en un viejo zaguán refugiado a un perro mediano en estado total de sarna sin un pelo a la vista sólo piel lastimada, atine a sacar de mi cartera una correa y atándolo a una reja lo dejo con una nota que decía "me vienen a buscar y a curar a las 20 hs." Fue así que pidiendo ayuda a mi mama lo llevamos hasta a un lugar céntrico del cual fuimos desalojados y en ese momento lo destinábamos para accidentados u enfermos. Con todas mis compañeras lo curamos y con el paso del tiempo recupero un pelo de león y resulto ser un hermoso cruza con collie decidimos llamarlo Pancho. En esa internación se conocieron con Vitacrem un perro cruza con labrador pero.....el flechazo mas grande fue cuando apareció Mara una flaca morocha y alta recién castrada a recuperación, el la asistió en su post operatorio y lo mismo hizo ella cuando le toco su turno. El tiempo pasaba y no salía la adopción para ellos, entonces primero la llevamos a Mara al refugio de animales en las afueras de concordia a 5 Km., pero el mas fue mas fuerte y ella logro huir del canil y volver a la ciudad en busca de su amado Pancho, salían todos los días se escapaban volando libres como pájaros desparramando amor sin importarles nada. Se iban de una parte de la ciudad a otra en busca de nuestras casas para beber o comer y luego huir enamorados por la ciudad, a la noche regresaban y le contaban a su amigo Vitacrem sus diabluras. Charlando con los veterinarios y para preservar que sufran algún accidente y no anden deambulando en la ciudad que no es recomendable los llevamos a los tres al refugio nuevamente en un canil solo para ellos. Un día por esos accidentes sin explicación o destinos mara sufrió una caída y perdió la vida el dolor que invadió nuestros corazones fue muy grande y desde ese día no hemos logrado superar su ausencia como personas lo podemos contar, hoy Pancho espera como ese noviembre del 2007 un hogar y con su amigo Vitacrem y charlan de sus andanzas por la vida sin dejar de recordarla a maru que solo fue su único amor ya que su corazón nunca mas lo pudo ocupar nadie. Ellos son jóvenes, alegres, vitales y no pierden la esperanza de que surja una adopción responsable. Asociación protectora de animales
  • + -

    ISIS, LA ULTIMA HIJA QUE TUVE

    Isis era una belleza: su nombre se debió a que era igual que la representación de la Diosa Griega cuya escultura está en el Museo del Vaticano. Cada vez que nos íbamos de viaje, y a pesar de que a los gatos (as) no les gusta cambiar el sitio donde viven, debía pernoctar en la casa de mis padres, donde era atendida fundamentalmente por mi madre, a quien más quería (no malinterpretar en el sentido estricto, dado que todos sabemos que ellos sólo quieren y muy pocas veces lo demuestran, debido a su carácter independiente) En agosto de 1998 (día 23 para ser más explicito) la lleve a la casa de mis padres, dado que el 25-08 salíamos para Europa. El día 24 llamo para saludar y despedirme de mis padres, y mi viejo me pregunta si Isis estaba enferma, dado que mi mamá la quería tocar para acariciarla al momento de darle de comer (como hacia siempre) y no se lo permitía, escupiéndola cada vez que quería hacerlo. Le comenté que como era loca, no se preocupara porque por ahí estaba atravesada. Sin embargo, el día 07/04 cuando llamé a mi casa me enteré que mi madre había muerto. Ahí confirmé lo que siempre me habían dicho que los gatos ven la muerte en la gente y por eso no se había dejado no solo agarrar, sino tocar por mi madre. Como si esto fuera poco, cuando volví, el primer día que fui a la casa de mi madre y retorne a mi departamento me encontré muy abatido, por lo que me tiré en un sillón. Ella subió sus dos patitas delanteras para verme de cerca y sin que yo le dijera nada, se subió a mi pecho y puso su cara frente a la mía, mirándome fijamente. Al minuto, comenzó a lamerme la cara desesperadamente durante quince minutos: mi pareja que estaba presente, me preguntó que le pasaba. Yo le contesté que me estaba "curando" dado que me había visto mal. Después, y siempre sobre mi pecho, se lamió otro buen rato todo su cuerpo y después se bajó. A partir de ese momento, yo me sentí terriblemente flojo, pero sin la angustia que me invadía hasta entonces. Aunque no lo crean, y a pesar de que tengo un testigo, los gatos tienen un poder increíble. Desgraciadamente, si bien estuvo quince años con nosotros, por un problema de insuficiencia renal, tuvimos que sacrificarla el 08/01/2009. Siempre estará con nosotros. Gracias Cesar Martin
  • + -

    DINO Y MAIA

    Esta es la historia de mis dos boxer. Dino tiene 10 años y es lo mas extraordinario que hay. Está muy bien para la edad que tiene ya que la raza no es muy longeva. El único inconveniente es que está totalmente ciego, pero a decir verdad, se maneja por la casa con total soltura siempre y cuando no cambiemos ningún mueble de lugar así no se choca. Maia es una cachorra divina, de la misma raza que por un instante se convirtió en la guardavidas mas precoz, ya que un día de enero pasado a las 7 de la mañana su ladrido mezclado con un llanto desesperado delante de la puerta de la cocina, no solo nos hizo saltar de la cama a nosotros sino que despertó a los vecinos. Enorme fue la sorpresa al ver que Dino se había caído en la pileta y no podía salir. Se había desorientado ya que no iba nunca para ese lado. Realmente de no ser por ella, el final hubiera sido otro, ya que estaba al límite de sus fuerzas para poder mantenerse a flote. Lo increíble es que ella solamente tenía en ese momento 2 meses y 1/2. Mónica de la Cruz
  • + -

    MI HIJO HASUFEL

    Hola: Mi nombre es Karina y tengo un hijo, canino, llamado Hasufel. Es un macho adulto mestizo, marrón y negro, que siendo un cachorro se subió al auto de mi hermano en plena noche en Valentín Alsina. Mi hermano dejaba a su novia en la casa y este pequeñito, tenía sólo el tamaño de su cabeza de hoy en día, buscaba amor y un hogar. De modo que vino a casa y enseguida empezó a marcar su territorio y a enfrentarse con dos siberian que tenía. Pero terminaron congeniando y luego de unos años y como mis otros perritos fallecieron quedó como el rey de la casa. Desde el primer momento que lo ví me enamoré y lo adopté como hijo, tengo 31 años y no soy madre de niños aunque desde muy chica tuve el instinto maternal hacia los perros. Siempre seré una mamá perruna para él, mi adorado hijo que muchas veces hace de las suyas pero cada vez se porta mejor ya que es muy inteligente y me adoptó como madre. Recuerdo hace un año que por poco lo pierdo al escapárseme de su correa y cruzar la avenida Chiclana y Av. Garay, por suerte los autos no lo tocaron y corrió media cuadra hasta llegar a casa. Ese día supe exactamente donde estaba ubicado mi corazón, ya que sentí que me moría. Nunca más volvió a hacer eso y yo desde entonces soy más precavida para evitarle riesgos. Es por eso y por todo el amor que nos brinda a diario a mi hermano Daniel y a mí que quiero agradecerle eternamente que haya llegado a nuestras vidas. GRACIAS Hasufel. Karina
  • + -

    LULA MI ANGEL

    Lula era una caniche toy muy viva, inteligente e inquieta que llegó a casa como un regalito de Dios, ella hizo que yo, que nunca antes había tenido un perrito ni ninguna mascota, la amara tanto que hoy a 8 meses de su partida la extraño cada día más; muchas veces me pregunto si es normal amar y extrañar tanto a un perrito por que yo la extraño muchísimo y veo en cada animal en sus ojos los ojitos de ella y me duele el alma no tenerla. La recuerdo en cada rincón yendo y viniendo persiguiéndome por todos lados, jugando con una pelotita de tenis atrapándola en el aire y haciendo unos saltos increíbles, persiguiendo una luz que se hacia por un reflejo o cualquier cosa que brillara, una vez hasta trepó una pared muy alto para alcanzar la luz, la recuerdo hurgando donde yo había escondido algo, por que era una sorpresa, y ella ahí raspando olfateando hasta que le mostraba lo que era lo olfateaba y se quedaba tranquila, jajajjaja era una chusmita siempre encontraba todo lo nuevo que llegaba a casa, también recuerdo una vez haberla perdido y reencontrarnos en la calle y correr yo a el encuentro de ella y ella al mío y abrazarnos tan fuerte por el susto mmmmmmmmmmmmm no se imaginan lo que sufrí en ese momento pensando que pasaría si no la encontraba horrible.......... Uyyyyyyyyyyy cuantos recuerdos cuantos momentos lindos vividos cuantas alegrías cuantas tristezas cuanto ame a mi perrita cuantas cosas cambiaron en casa desde que ella llego, todo se hacia siempre pensando en Lula y nadie se oponía, tengo marido y dos hijos, la eduque mejor que a mis hijos he hice todo lo que estuvo a mi alcance cuando se enfermó de una enfermedad horrible que no quiero ni nombrarla lo único que quería era que no sufriera, había vivido una vida plena llena de amor, cariño, respeto y tenía que irse igual como vivió y así fue la acompañe hasta su último suspiro y se fue como un ángel en mis brazos se fue tranquila sin sufrir mi angelito de cuatro patas y sin alas que me enseño mucho y que nunca olvidaré. Te amo Lula siempre estarás en mi recuerdo y en mi corazón. En su recuerd. Adriana Barracas
  • + -

    MI PERRO GRINGO

    Estuvo con nosotros desde los 3 meses, fue un miembro más de la familia, tal vez el más importante y fiel, cuidó de nosotros como nadie, de mi madre anciana, de mis nietos pequeños y de mi marido cuando tuvo una parálisis facial. Salíamos de vacaciones sólo adonde lo aceptaban a él. Fue compañero, amigo, dormía con mi hijo hasta que él se casó, luego se """APROPIÓ""" de esa habitación. El 23-05-08 partió con los ángeles. En este momento que estoy escribiendo, las lágrimas caen sobre el teclado. Lo disfrutamos 14 años, lo tengo en mi celular, jamás podremos olvidarlo.¡¡¡¡¡¡¡GRINGUITO, como te extrañamos, cuanta falta haces en nuestro hogar!!!!!!! TU MAMÁ: ANGELA
  • + -

    HISTORIA DE SONRISITAS

    Hace más de dos años adopté a una perra que nunca tuvo dueño, en realidad ella me eligió, como hacen los perros de la calle con inteligencia y mucho amor se van apropiando de tu corazón. Esta perra estaba desde que había nacido en el club de campo las perdices, donde yo me estaba construyendo una casa. Sobrevivía con las sobras de los albañiles, le calculamos que vivió en plena libertad poco más de un año. Era además la vigía nocturna de la guardia. Hicimos un pacto con la guardia, el dueño del emprendimiento y nosotros (mi marido y yo) que iba a hacer la perra del club. Edu y yo la castramos, vacunamos, desparasitamos. La llevábamos a bañar una vez por semana, tenía su pipeta etc., pero era la dueña absoluta de su libertad. Cuando llegábamos a casa los viernes ya estaba esperándonos o estaba en la casa de "los tíos" ya que otros vecinos se enamoraron de sonri (es así como la bauticé, porque estaba siempre alegre y parecía que sonreía). Cuando estábamos, caminaba conmigo o trotaba a mi lado, iba al campo del golf y le alcanzaba las pelotitas a mi marido, dormía en casa, iba a ver a sus amigos y volvía. Los niños del club la conocían y era un festejo ver como se relacionaban. Ella vivió como dije casi dos años así con nosotros y la gente de buena voluntad del club (que es mucha), tenía su collar rojo e identificación, no queríamos traerla a vivir a Buenos Aires con nosotros ya que se estresaba mucho (hicimos la prueba y estuvo un día sin hacer pipi) y esta experiencia estaba saliendo bien, le respetábamos su hábitat y ella vivía cuidada en comunidad. Quiero decir que la amábamos profundamente, nos hizo muy felices a todos, aclaro que había otros perritos en la guardia que nosotros también alimentábamos. El 25 de febrero, estando "sonri" en la casa de un vecino ya que nosotros fuimos a cenar afuera, dos vecinos que odian a los perros hicieron una racia y "se cargaron" a todos los perros del club y con ellos a Sonrisitas. Estamos desvastados, la tristeza es inconmensurable. La buscamos por todas partes, pero no la hemos hallado. Ellos dijeron que tiraron a los perritos en Moreno. Dios se apiade de estas almas. Gracias por escucharme. Hay gente que no puede ver la felicidad y la armonía en otras almas Adriana aturtela@hotmail.com
  • + -

    KEA...TODA UNA MAMITA

    Hola, esta es la historia de mi perra Kea-Se estarán preguntando porque es así el nombre, es debido a que cuando era una cachorrita y rompía todo lo que estaba a su alcance, como las plantas de mí mamá, mi papá le gritaba "QUE HACEMOS", entonces le quedó así, solo que le achicamos el nombre y quedo con k. Mi primo en ese entonces encontró un gatito muy pequeño también, llamada MILLA, y al no tener a su mamá, mi perra se puede decir que lo adoptó, y se convirtió en su madre, es increíble pero hasta la amamantaba, la limpiaba, todo. Esa gatita desgraciadamente murió, la perra estaba muy mal, llegó hasta tener un embarazo psicológico, pero luego se recuperó cuando llegó otra gatita a casa, llamada "CARO AMICHI", también fue adoptada por ella. Y es así, que se la pasan juntas todo el tiempo...Kea la mira mientras come y después si llega a sobrar algo lo come. No podíamos creer como una perra puede darle tanto cariño a un gato, que como sabemos, se llevan muy mal."COMO PERROS Y GATOS" Gracias. Cecilia Racco
  • + -

    MI QUERIDA SOLEDAD

    Hace un mes que murió. Todavía no puedo hablar de ella sin llorar. Fue mi perrita especial, mi compañera de casi 15 años. Durante varios años me acompañó a hacer mi recorrida diaria para alimentar a los gatos del barrio. Ellos la querían, cuando escuchaban en el silencio de la noche el ruidito de las medallitas que Sole tenía en el collar aparecían gatos de todos lados a buscar su comida. Caminaban pegados a ella, como diciendo ¿vieron? es nuestra amiga. Ella amaba jugar con palitos y botellas de plástico. Nos hizo muy feliz. Hace unos días alguien en casa sin querer tocó su collar que yo había guardado en un cajón. Cuando escuché el ruido de las medallitas, creí que se me paralizaba el corazón. Y descubrí que el alma duele. Liliana
  • + -

    LA HISTORIA DE ROKY

    Cierto mediodía de invierno frío y lluvioso fui al supermercado a realizar mis compras. Cuando me encontraba en el sector de las cajas vi un perrito muy chiquito color marrón, bastante mojado que entraba al supermercado y era sacado por los empleados. Así repetidas veces. Le comente a la cajera que quizás estaría buscando a su dueña que estaría en el local, a lo cual me respondió que no, que estaba abandonado porque había estado toda la mañana entrando y saliendo. Termine mis comparas y al salir me encontré con 3 personas que estaban con el perrito. Todas querían llevárselo pero cada una tenía su inconveniente. Yo también ya que tenia otro de 9 años. Hasta que lo tuve en mis brazos, y no dude dije "me lo llevo". Lo mire a mi esposo y entendió mi mensaje "dale llevalo" fue su respuesta. Ya pasaron casi 6 años de ese día, y fue lo mejor que hice en la vida. Es maravilloso, cariñoso, compañero, mimoso y sobre todo AGRADECIDO. Cada día cuando me voy a trabajar viene hasta la puerta a saludarme y cuando llego viene corriendo con su muñeco en la boca. Gracias Roky por haber estado ese día en el lugar indicado. ALE (mama) RICARDO (papa) ySARITA (abuela, quien lo cuida cuando trabajamos)
  • + -

    MI PERRA Y YO

    Llegó a nuestro hogar con apenas dos mesos de vida, pequeñita, negra azabache con una mata blanca en el pecho, raza labrador, simpática y juguetona. De cualquier forma que la llamarámos acudía prestamente moviendo acompasadamente su colita. La bautizamos Negry y rápidamente se aquerenció a nosotros, mi esposa y quien esto está relatando. Muy cariñosa fue ganándose el amor y los mimos que que le brindamos. Como toda mascota, fue una más entre dos personas mayores, otro componente de la familia con un lugar grande en nuestra casa. Compañera y guardiana, atenta al menor ruido, pronta hacerse escuchar con su potente ladrido. Se siente querida y de- vuelve a su manera los cuidados y los mimos que recibe. Sufre con nosotros lo que nos pasa , entendiendo los cambios en el estado de ánimo que los humanos solemos tener. Pasaron dos años y medio con una magnífica convivencia entre el animal y no- sotros. La desgracia se abatió en mi hogar, mi esposa enfermó gravemente y debí inter- narla. Durante un mes estuvo en terapia intensiva, ocupado durante ese tiempo en for- ma permanente a atenderla. La Negry comprendía la situación, estaba triste y se rehu- saba comer, buscando por toda la casa al ama que faltaba. Mi miraba fijamente como preguntándome que pasaba al verme solo, y donde estaba la persona que entre varias mascotas la había elegido a ella. Lamentablemente mi esposa falleció hace tres meses, quedamos solos mi perra y yo. La tristeza y el desconsuelo se apoderó de los dos, ambos la extrañamos, cada uno a su manera. Hablemos de Negry. Aún hoy después de un tiempo su ausencia se per- cibe en su comportamiento. Por momentos se queda pensativa mirando en silencio el lugar que ocupaba en la mesa. La misma actitud adopta con el lugar del acompañan- te en el coche colgándose de la ventanilla. Su siesta siempre resultó importante e im- perdible, tomó por costumbre acostarse debajo de la cama, precisamente tomando co- mo referencia el lugar que ocupaba mi esposa. Son varios los indicios que el animal tiene en su mente, que a su manera recuerda al ser que en vida le demostró su cariño. Uno particularmente quiero relatar. Para que comprendamos y amemos a nues- tras mascotas. Cuando a la mañana despierto de mi descanso, se para en su dos patas traseras pidiéndome subir a la cama, le hago una seña acomodándose en el lugar que ocupaba mi esposa, con su cabecita sobre la almohada... ¿ Hay mayor fidelidad y recuerdo ? José Luis Vidal
  • + -

    TRANQUILO Y TERREMOTO

    Hace unos nueve años paseando por la calle que da a la vía del tren en caballito, sentí un suave maullido pero no vi ningún gatito, corrimos con mi hijo unas maderas tiradas en la calle y allí vimos dos gatitos casi recién nacidos llorando, los levantamos y fuimos a la veterinaria que atiende mis dos perritos pinchers y mi gata siamesa. El Dr. nos dijo que tendrían no más de una semana, pero que estaban bien. Como eran muy chiquitos, había que alimentarlos cada dos horas con una mezcla de leche, crema de leche y no me acuerdo que más. Los llevamos a casa para criarlos y cuando tuvieran unos dos meses colocarlos en alguna familia, pues no podíamos tener tantos en un departamento. Al llegar los dos perritos vinieron y al verlos se acercaron y les dieron algunos lengüetazos cariñosos. La gata siamesa de 13 años, se mantuvo mirándolos de lejos, y con algunos gruñidos de vez en cuando, estaba celosa, yo la acerqué pero salió corriendo maullando con rabia. A la mañana siguiente se acercó un poco más, pero no los tocó, eso sí ya no estaba enojada. Los gatitos estaban en una cajita de cartón pues todavía no caminaban y cada dos horas eran alimentados; ella no se acercaba más. Al día siguiente al despertarme miré dentro de la caja de cartón y ¡oh! sorpresa, allí estaba Sonia nuestra gata limpiando a los dos gatitos, brindándole el calor de su cuerpo y dejando que ellos chuparan de sus tetillas, aunque ella no tenía leche y era ya vieja para producirla. Luego ellos fueron creciendo (como no quise darles nombre los llamaba tranquilito y terremoto, por lo tranquilo que era uno y lo revoltoso el otro) Luego ella los siguió cuidando y jugaban por toda la casa corriéndose unos a otros. Cuando llegaron a los 2 meses con todo el dolor del alma los coloqué en dos familias conocidas y la noche del día en que se los llevaron a su nuevo hogar, nuestra Sonia lloró toda la noche como lo hizo 11 años atrás cuando sus 4 hijitos fueron llevados a sus nuevos hogares y los perritos se pasaron 2 días buscando a sus nuevos amiguitos. Se me partió el corazón y volví a pensar lo que pienso en muchas ocasiones, los seres humanos esa raza "superior" que lindo sería que fuésemos como ellos, y no como esas personas que tiraron dos bebes recién nacidos, indefensos a la calle, que les costaba esperar que la gata que los había tenido los criara hasta que tuvieran 2 meses y luego buscarles familia como hicimos nosotros. María Elena Conroy
  • + -

    LADRONA DE GUANTES BLANCOS

    Esto sucedió hace muchos años. La protagonista: Mi perra Lola, una setter colorada, como el fuego. En casa había venido de visita un amigo de mi papá y apoyó su saco en el respaldo de una silla. Y mi perra, dueña de un hocico larguísimo, tan útil como pinza de cirujano, hundió al mismo en uno de los bolsillos, tratando de encontrar su tesoro más preciado: Los chicles. Sin embargo, en lugar de chicles, lo que pudo sacar fueron unos cuantos billetes; y allí iba, sigilosa, con su botín preciado, subiendo la escalera hacia la terraza, pensando quizás que nadie se había dado cuenta de que, por un momento, se había convertido en una bella ladrona de guantes blancos… Sandra Paula Annoni
  • + -

    HISTORIA DE MI PERRO ATON

    Hola, mi nombre es Verónica, vivo en la ciudad de San Nicolás y quiero contarles una historia sobre mi perro Aton, que es un boxer atigrado. Les cuento que cuando tenía 4 meses halla por el año 2004 nos estábamos preparando para ir a festejar nochebuena a lo de mi suegra, que vivía a unas 6 cuadras, y no tuvimos en cuenta que él se podía asustar mucho con los petardos, así que hacia allá nos dirigimos dejándolo atrás en el patio cerrado. Como la casa tenía rejas nos fuimos bastante tranquilos, todo transcurría en forma normal, a pesar de que igual pensábamos como estaría, después de brindar con la familia salimos a mirar los fuegos artificiales como de costumbre, recuerdo que yo estaba todavía en la cocina con mi suegra y mi mama y mi esposo Leo estaba afuera con mi hermana y cuando me dirijo para ir a afuera con ellos, veo que Aton entra por el portón desesperadamente, y se esconde debajo de la mesa, yo que empecé a los gritos diciendo lo que había ocurrido era mirada por mi familia de forma extraña ya que nadie entendía que pasaba, hasta que Aton salio debajo de la mes. Ante la sorpresa y alegría de todos, lo que sucedió ese día no lo olvidaremos jamás, porque de no ser, que siempre hacíamos ese trayecto caminando con él, creemos que nunca hubiera llegado a destino,( recordemos que tenía cuatro meses) es algo que quedara para siempre en nuestra memoria, como una anécdota con un final muy feliz no creen, gracias por dejarme compartir esta historia con ustedes espero les haya gustado. Saludos. Verónica
  • + -

    A LOBA

    Era Hoy 14 de marzo de 2008 se fue LOBITA. Hace unos años alguien sin corazón dejo abandonada una perrita ovejera alemán. Parece que había sido Mamá, pues tenía las tetitas grandes. Ella después de estar perdida unos días, sin comida, agua ni refugio fue atropellada por un automovilista que,... lógicamente se fugó sin siquiera mirar atrás. Ella, se arrastró hasta la puerta de mi casa, y junto con unos vecinos que son de la sociedad protectora de animales la curamos. Por supuesto que ella se recuperó, y la adoptamos en casa. Era increíblemente mala y desconfiada. No podíamos ni acercarnos a Ella. Pero con el tiempo fue cambiando, tanto que llego el día que le dábamos galletitas de la boca nuestra. Ella compartía todo con nosotros. Jugábamos (le encantaba el agua) y sobretodo meterse en la pileta !!. Dormía con nosotros, junto a las camas, y paseaba toda la noche para revisar que todos estuviéramos bien. Visitaba todas las habitaciones, luego elegía una y se dormía junto a la cama. Se convirtió en nuestra amiga y nos cuidaba de todo. No le gustaba que jugáramos de mano (se enojaba si nos veía jugar así, o pelear). No hacíamos nada sin ella. Le encantaba viajar en auto, obvio que después estábamos 2 días para sacar sus pelos, pero ella era muy feliz ahí, es más le gustaba ir adelante (de copiloto), nadie podía ir allí, solo ella, o quien la llevase consigo. Durante muchos años fuimos felices juntos, nos cuidábamos unos a los otros. Pero llego el día más triste en nuestras vidas, ese día que supusimos Nunca Pasaría. La mala suerte fue que salió a la calle para intentar correr unos perros que pasaban y un automovilista no la vio y la atropelló. Ella logró nuevamente llegar corriendo a casa, y muy rápidamente comenzó su agonía. Fuimos de inmediato al Veterinario (llenos de esperanzas), pero Dios quiso que Lobita fuese con Él. Nosotros somos católicos, así que Ella descansa junto a un angelito, la virgen y un Rosario en su cuello, debajo de una planta de mora que tenemos frente a casa y al lado de las otras mascotas que han formado parte de nuestras vidas. Por mala suerte, mi Madre y mi Padre no están para despedirse de Ella (pues han viajado porque nuestro abuelo también fue con Dios hace unos días), así que solo nos despedimos mis hermanos y Yo. Junto con mi cuñada y mi sobrinita. Queremos dejar en estas palabras el sentimiento más lindo que un ser puede experimentar: El Amor. Lobita nos ama a nosotros y nosotros a Ella. Por eso brindamos este homenaje a Ella. LOBI GRACIAS POR FORMAR PARTE DE NUESTRAS VIDAS, TE AMAMOS Y SABEMOS QUE ESTARAS CON DIOS Y QUE ALGUN DIA NOS REUNIREMOS. Con mucho amor, Cynthia, Martín, Cristian, Julia (mamá) , Mario (papá) , Cintia, Julieta y YO (David Tu papi). Espero que todos los lectores sepan que nuestras mascotas son parte de nuestras vidas y sienten todo lo que nos pasa, y se preocupan por nosotros. Disfrútenlos, Ámenlos, Cuídenlos, porque ellos hacen eso con nosotros. Un cariño Grande para Todos ustedes y todas sus mascotas y a todas aquellas mascotas sin dueños. Hasta Siempre. !! David
  • + -

    GUFFI: Una Historia de amor

    Era de noche, llovía y hacía tanto frío. Yo tan chiquito hace ya muchos días que estaba recorriendo las calles llenas de gente, de autos, muchos ruidos y pensaba, por ser chiquito nadie me ve o me da bolilla. Estaba golpeado y muy molesto, casi no podía respirar, yendo de un lado a otro, persiguiendo la gente o sentándome frente a alguna puerta apretando mi ñata lastimada contra el vidrio pensando que alguien tal vez se fijara en mi y me llevara a su casa. Pero esto tardó más de la cuenta, pasaron muchos días desde que me escapé de donde no la pasaba muy bien, hasta que llegó un chico que sí se dio cuenta que lo perseguía desesperado y me llevó a un lugar lleno de autos y me dio agua. Al rato apareció con una señora que me miró con cariño y también me dio unos mimos, algo que yo hacía tiempo que estaba extrañando. Después de charlar con el chico, la señora me llamó y me llevó a su casa, me dio agua y comida y me llamó Guffi. Yo todavía no lo podía creer, no tenía más frío, tenía comida y el nombre más lindo de mi vida. Mi nueva mamá me puso collar y correa y me llevó a la casa de una amiga para presentarme. Yo pensaba, que suerte, esto es muy distinto a lo que estaba acostumbrado. Al día siguiente me mostraron la terraza de mi nuevo hogar, un lugar grandote con muchas plantas donde tenía permiso de correr, jugar y hasta de hacer mis necesidades. También me llevaron al doctor para curarme, cosa que al principio me dejaba pasmado porque en mi vida había visto un doctor. Empecé a notar lo que era ser tratado con tanto cariño y despacito fui perdiendo mis miedos y comencé a sentirme cada vez más contento. Uno de esos lindos días de sol descubrí que cuando me tiraban la pelota era para jugar y no para pegarme. Tal fue mi felicidad que en lugar de jugar con una sola quería hacerlo con todas a la vez. ¡Oh! Qué alegría, que linda estaba mi vida, los vecinos me miraban cuando jugaba y yo no cabía en mi piel de lo contento que me sentía. Nunca antes había estado tan felíz. También tuve la suerte de que Margarita, mi nueva mamá me dejara jugar con unos chicos vecinos David, Belén y Lucas, que venían casi todos los días a estar un rato conmigo y la verdad es que la pasábamos bomba, corriendo y revolcándonos en la terraza. Todo estaba tan lindo, pero lamentablemente un día comenzaron los problemas de una enfermedad muy fea que fue consecuencia de los golpes recibidos cuando no la pasaba bien. Aunque todos hicieron todo lo que se pudo por mí, también los doctores Marcelo Scarsi, Susana, Cora y Susana Mendieta, Alicia y todos los que me dieron tanto cariño, me llegó el día en que me dormí plácidamente y me fui al cielo de los perritos. Esta historia está escrita “por el propio Guffi” porque es la forma en que me parece que se puede transmitir mejor tanta ternura, tanta experiencia de amor. La parte positiva de la misma es la confianza adquirida por Guffi, la alegría de vivir a través del trato con amor recibido por todos los que lo rodearon y colaboraron con esta historia tan especial, me llena de alegría y mucha paz. Lo triste e injusto de la misma está escrito con las lágrimas del corazón, y como final deseo expresar que si las personas que tuvieron a Guffi anteriormente no lo hubieran maltratado, es el día de hoy que este pequeño inocente, de los que debe haber no sé cúantos, todavía estaría jugando entre nosotros. Ojalá que su historia sea leída también por aquellos que cuando las cosas están difíciles no saben que hacer y descargan sus broncas con el más inocente, con el más indefenso produciendo en muchos casos un daño irreparable tal como le sucedió a nuestro pequeño Guffi. Espero que este mensaje de amor sea el granito de arena para cambiar de actitud frente a la inocencia e indefensión de muchos seres que en vez de recibir agresiones, merecen amor, comprensión y respeto. Margarita Corno - Soc. Protectora de Animales
  • + -

    YUKO... Nuestro hijo varón

    En casa, ese es Yuko, mi Setter inglés; su carácter particular y fuerte, a veces testarudo, me llevó a enseñarle obediencia en primer lugar, jamás con castigo físico, sí con un reto fuerte y seco, a lo sumo una amenaza. Su infancia se desarrolló entre correteadas por parques, el fondo de mi casa y las plantas que tenía en él; siempre me demostró respeto, aunque continúa sin aceptar que yo sea quien manda, pero sí me respeta y obedece. Luego llegó la época en que mi hija empezó a caminar y tuve que ver cosas como, por ejemplo, que la empujara con el hocico para que se levantara del suelo; se había transformado en el guardián de mis afectos y de mi casa. Jamás mordió a una persona ni a otro animal, pero sí, se hace respetar del otro lado de la reja de casa. Con tan solo 12 meses, luego de codornices y plumas de perdiz, llegó su primer día de campo, y ese día comenzó mi aprendizaje sobre la raza. Hizo todo lo que le había enseñado, y mucho más. Nunca había cazado con un Setter y me fascinó su forma tranquila y pensante de recorrer el campo, con su hocico al viento y su andar ondulante, tranquilo y rendidor a lo largo del día. Su primer muestra de una perdiz fue una experiencia para los dos; una parada fulminante, luego siguió una aproximación felina, el disparo y el aporte de la perdiz que se perdía en su boca. No me alcanzaría la tinta para contar lo que siguió del primero de mayo en adelante. Hoy es un integrante más de mi familia…nuestro hijo varón. Sergio Voltarel
  • + -

    LA HISTORIA DE PEDRO

    Esta es la historia,que afortunadamente tuvo un final feliz,de Pedro,mi beagle de 6 meses. Hace mucho tiempo soñaba con tener un beagle y en octubre del año 2005 finalmente puede tener a Pedro.Estaba enloquecida con mi nuevo "bebe" y vivía pendiente de él.Pero en la madrugada del 13 de Diciembre,Pedrito tuvo reiterados vómitos y estaba muy decaído.Yo pensé que había comido algo que le había caído mal,pero al otro día seguía igual e inclusive comenzó con diarrea.Lo lleve al veterinario y él me dio unas pastillas para el estomago que no se las pude dar,ya que no quería comer.Pero lo peor empezó la mañana del 16 cuando a las 7 de la mañana se levanto e hizo diarrea con sangre.Asustadísima lo lleve de urgencia a la veterinaria mas cercana,y después de tenerlo unas horas allí con suero,porque estaba deshidratado,lo lleve a mi casa,pero seguía sin querer comer ni tomar agua y se quejaba mucho.Esa misma tarde lo tuve que internar sin saber que era lo que tenia.La peor noticia me la dieron al otro día cuando me dijeron que tenia parvovirus.Llore mucho y me angustiaba mucho ir a verlo y verlo como estaba.Acostado y sin ganas de nada.Pero después de 2 días de estar internado fuimos con mi novio a visitarlo y cuando nos vio nos movió la cola y se levanto.Sentí una alegría enorme y después de eso,tuvo que estar internado 3 días mas,pero finalmente se recupero y hoy esta en mi casa gozando de muy buena salud.Esto es un riesgo que se corre en un cachorro que todavía no tiene el plan de vacunación completo,pero yo aconsejo a todos que vacunen a sus mascotas.Mi historia por suerte tiene un final feliz porque Pedro cayo en buenas manos de veterinarios responsables,pero también tuve hace unos años la mala suerte de perder un perro por dejarlo en manos de un veterinario irresponsable. Daniela Dalia
  • + -

    ALEGATO

    Me llamo Julio, soy un adolescente de 2 ½ años, tengo un tamaño inusual: mido poco más de un metro y peso largamente más de 10 kg.; a esto se le suma que soy albino, con lo cual no suelo pasar desapercibido. No deseo hacer alarde de mis cualidades, pero sí quiero enaltecer mi estirpe: soy el auténtico gato callejero de Buenos Aires, y gracias a mi audacia he conseguido un hogar. Luego de una larga dinastía de gatos callejeros, yo abandoné esa vida ya en la infancia, cuando mi actual dueña me sorprendió intentando entrar a un edificio. Es que, contrariamente a lo que algunas personas opinan, somos muy solidarios y comunicativos con nuestros amos, a quienes solemos elegir para acompañarlos durante nuestra vida. Soy, pues, un felino doméstico que se lanza a la defensa de sus congéneres, ante el agravio de haber escuchado decir alguna vez: "Los gatos no me gustan. No son compañeros. Sólo les interesa la comida y tener un techo." Reconozco que somos auténticos sibaritas, ocupados en nuestro placer: el cuidado de nuestra piel y su limpieza nos lleva buena parte del día, y también somos adeptos a unas largas horas de siesta, si es posible tendidos bajo el sol. Pero debo preguntarles, tanto a aquellos que alguna vez hayan disfrutado de nuestra presencia, como a los que descreen de nuestra comunicación con el género humano: -¿Quién puede resistirse a un cachorro jugando con un ovillo? -¿Quién más te acompaña sigilosamente por las noches cuando vas en busca de un vaso con agua? -¿Qué otro puede acomodarse sobre tu falda para darte calor o para serenarte si estás de mal humor, sin hacerte preguntas? -¿Quién puede adormecerte con un sereno y tranquilo ronroneo a tu lado? -¿Quién más puede recordarte que es de mañana minutos antes de que el despertador comience a sonar? -¿Quién se escabulle a tus pies o corre al pallier para que salgas a buscarlo cuando regresas a casa? Estamos atentos a nuestros amos, y les hablamos en nuestro idioma a medias palabras / maullidos. Pedimos amor y caricias porque los necesitamos, y a cambio damos todo lo que tenemos: mimos y compañía discreta y serena. Julio, por medio de Mónica Páramas.
  • + -

    LA HISTORIA DE HOMERO

    La historia de Homero comenzó un día de clases, cuando mi mamá trajo en una caja un perrito blanco y negro, ni bien vio a mis hermanos y a mí notamos que nos tenía un poco de miedo. Era gordito y peludo, tenía la cabeza negra y decidimos llamarlo Homero Timoteo. Corría el mes de Abril y empezaba a hacer fresco, al irnos a la escuela nos acompañaba hasta llegar a la calle y al regresar lo llamábamos desde una cuadra y él salía a recibirnos. A pesar de haber crecido muy rápido no desperdiciaba ocasión para meterse dentro de casa cuando comenzaba a oscurecer, o de su alegre saludo mañanero. Estábamos en la provincia por problemas de trabajo de mi papá cuando adoptamos a Homero, teníamos espacio y verde para él en ese lugar, y su compañía. Luego, por el mismo tema, tuvimos que volver a esta ciudad y él se adaptó rápidamente aunque con algunas variantes ya que dormía adentro y salía a pasear por el barrio haciéndose de nuevos amigos perrunos como él. Lamentablemente, como mi papá es encargado de un edificio, nuestra familia sufrió un “castigo” de parte del administrador, y le exigió que retirara de casa a Homero o nos íbamos todos; ese fue el principio del fin para nuestro querido amigo. A pesar de haber animales antes y después del nuestro y luego de haber intentado todo, tuvimos que llevar a Homero a la casa de un tío en la provincia para que nos lo cuide y, como estaba muy molesto por estar atado, al dejarlo suelto antes de cumplirse el mes para volverlo a ver se escapó y no supimos más de Homerito. Es el deseo de todos nosotros que ésto cree conciencia, que nuestras mascotas son algo más que eso, son una parte de nosotros desde que las adoptamos; son parte de nuestra familia con todo lo que esto conlleva. Andrés, Ailín, Julián, Papá y Mamá