Grooming Felino

Grooming Felino

Se denomina grooming a la conducta de acicalamiento.
Los gatos pueden dedicar normalmente muchas horas del día en esta conducta (30-40% del tiempo /día).
La disminución o el aumento de esta conducta puede indicar que el gato esté enfermo o este pasando problemas de adaptación al ambiente.
Entre las funciones que tiene la conducta de grooming se pueden citar las siguientes:
• Intervenir en el control de ectoparásitos.

• Puede llegar a contribuir a reducir el riesgo de infección en las crías, cuando la madre antes y después del parto “lava” sus zonas anogenital y mamaria. Esto se debe a que la saliva tiene ciertas propiedades bactericidas. En los casos de madres sanas.

• Participa en el mecanismo de termorregulación. La evaporación de la saliva depositada en la superficie corporal, durante el comportamiento de grooming contribuye a la pérdida de calor actuando en forma similar al sudor.

Se describen dos fases durante esta conducta: Una fase apetitiva y una fase consumatoria.
La primera, la fase apetitiva consiste en movimientos de orientación hacia la parte afectada del cuerpo.
La segunda fase, en la consumatoria se realizan los movimientos normales de lamido, rascado o mordiscos.

Hay dos formas de la conducta de grooming
• Oral

• Con las extremidades
En la forma oral se utilizan los dientes y la lengua. Es la más frecuente y está dirigida hacia las extremidades y el tronco. El gato comienza a desarrollarla en la segunda semana de vida.
El grooming con las extremidades se dirige hacia la cabeza, pabellón auricular, cuello. El gato la desarrolla a las 4 semanas de edad.

Esta conducta de grooming no es sólo individual también puede ser realizada hacia otro u otros gatos, en este caso se denomina grooming social. Dentro del mismo se puede distinguir uno en particular que realizan las gatas con su cría o cría de otras gatas, este se denomina grooming maternofilial.
El grooming social, es decir el acicalado hacia otros gatos, aparece entre la quinta semana y cuatro meses de vida. Esta conducta puede disminuir las agresiones en un grupo de gatos, reducir situaciones de estrés o alerta.
En general la realizan gatos que están emparentados entre sí. Existiendo una particularidad, los gatos con mayor rango jerárquico dentro del grupo reciben más grooming que los gatos de bajo rango jerárquico.

El grooming maternofilial se trata del acicalado que realiza una hembra hacia las crías, bien conocidos son los que estimulan el reflejo de micción y el reflejo de defecación. Además, se cree que influye en la tasa de crecimiento de esos cachorros.

Se debe tener en cuenta que la conducta de grooming es independiente del mecanismo de control de la estimulación cutánea. Esto significa que el gato la puede realiza en ausencia de prurito.
Una disminución de esta conducta puede deberse a situaciones de estrés, dolor crónico, ciertas enfermedades, la presencia de fiebre.
El aumento también puede ser indicativo de estrés, provocando una dermatosis denominada Dermatitis y alopecia psicógena.

En resumen, el grooming es una conducta normal en todos los gatos. Frente a la disminución o el aumento de la misma debe consultarse con el médico veterinario especialista en Medicina Felina.

Dra. Tamara Tobio (M.V.)