El Siberian Husky… una raza que enamora

Siempre fui gran amante de los perros, pero no de los Siberian Husky particularmente.
Desde la década de los 90’, la fama de esta raza no fue de las mejores…
No fue hasta hace unos años, cuando conocí a Matías y Máximo (Adage And Fire Uzziel, Campeón Argentino) nuestro primer ejemplar de esta maravillosa raza, criado por Nora Altamirano, cuandoimg140120163794 me di cuenta cuan equivocada estaba…
Me encontré con un perro extraordinario, con un temperamento equilibrado, una sensibilidad como pocos, una paciencia infinita con los chicos… Super cariñoso… Con una miraba profunda, estéticamente hermoso…fue ahí cuando me enamoré perdidamente de esta raza.
Yo creo que una vez que un Husky entró en nuestra vida, ya se nos va a hacer casi imposible vivir sin uno de estos lobitos.
Esto lo compruebo con cada familia que llega a nosotros buscando un cachorro, luego de la pérdida de su amado Siberian… No pueden ni quieren cambiar de raza, buscan en otro integrante, lo mismo que les dio su siberian… porque realmente son perros distintos a todos los demás.
Ya enamorados de Máximo y de la raza, quisimos empezar a criar, y empezamos a buscar la cachorra indicada para empezar a armar nuestro criadero. Así fue que dimos con un kennel en Chile que tenía una cachorra que cumplía con todo lo que buscábamos, ella es EMMA (Sibirland´s Secretariat – Campeona Uruguaya). Era una cachorra con la mirada más tierna del universo… apenas la vi, vino corriendo hacia mí con su aullido característico como queriendo hablar, dulce, tranquila, femenina y nuestro sueño empezó a tomar forma.
Con ellos 2 empezamos a ir a las exposiciones, a aprender más de la raza y a conocer a los pocos criadores que mantenían la raza viva en el país.

Con el tiempo llegó la primera novia para Máximo y un 4 de Diciembre de 2012, apenas 5 días después del nacimiento de Benjamín, nuestro primer hijo, llegaron los primeros hijos de Maxi. De esa bella camada nos quedamos a HANNAH (Hannah de Erase Una Vez – Campeona Argentina) una rubia compradora, siempre alegre meneando su cola todo el tiempo.
Unos meses más tarde llegaría ZOE (Embrujo de Ñawpakuna – Joven Campeona Argentina), una gorda besuquera, es más fuerte que ella, te ve y tiene que llenarte de besos.
Ese mismo día, un experimentado criador de la raza, Walter Interlandi, nos habló de un jovencito que tenía, Vlad Del Ykpahia, nos dijo vengan a conocerlo y deciden. Y allí fuimos, obviamente apenas lo vimos nos enamoramos, con su cara de travieso, con una sonrisa dibujada y una alegría contagiosa…. Así fue que llego SPIRIT (Joven Campeón Argentino, Siberian Husky Joven Nº1 de Argentina FCA 2014, Campeón Uruguayo, Campeón Intercontinental).
Llegaron así nuestras tan esperadas camadas y nuestros sueños en cada uno de los cachorros que llegaban al mundo.
Hubo una en particular que nos conquistó, una blanca preciosa, gorda, compradora, que llego un 17 de Diciembre. No pudimos dejarla ir y pasó a formar parte de nuestra gran manada, ella es SARAH (Desgracia By Red Silver Wolf).
En cuanto a la historia de la raza, el Siberian Husky, como su nombre lo indica, proviene de Siberia. Originario de los pueblos CHUKCHI donde eran usados para tirar trineos, recorriendo largas distancias transportando comida.
Es muy importante destacar este estilo de vida en manada que se mantuvo durante mucho tiempo ya que aún lo conserva y es muy importante.

Durante la década de los 80’, la raza fue furor en Argentina, eran conocidos por tener ojos azules y muy buscados por ello. Esto hizo que se cruzaran y reproduzcan masivamente, en su mayoría criadores de paso por la raza que sólo buscaban obtener cachorros con ojos claros para poder vender y satisfacer el pedido de la gente.
Al buscar sólo esta característica, descuidaron otras mucho más importante que el color de ojos, que van desde aspectos estructurales (como ser tamaño) hasta su temperamento. Fue así que empezaron a aparecer ejemplares agresivos, y con problemas de conducta y para principios de los 90’ la raza adquiere una mala fama llevando a que casi se extinga.
Fueron pocos los criadores que se mantuvieron en pie, los pocos que en ese momento criaban seleccionando debidamente tanto los12967920_10154757596428082_777514110908398373_o reproductores como sus cachorros. Prestando atención en criar con perros dentro del estándar y con un temperamento equilibrado, digno de su raza.
Hoy que la raza volvió a surgir y la gente les está dando otra oportunidad, debemos desterrar varios mitos que se crearon en torno al Siberian Husky.
El primero es que no es un perro solitario ni arisco. Todo lo contrario, es un perro de manada, de familia, necesita formar y sentirse parte del núcleo familiar. Se siente seguro y tranquilo si tiene un amo al que responder, en quien confiar. Ama a los niños, a los que les tiene una paciencia admirable.
Por el contrario, si tenemos un Siberian para tenerlo todo el día solo en el patio, éste se convertirá en su propio amo, y entonces si será un perro solitario, apático, que no confía en la gente.
Otro mito que cuesta eliminar es el tema de los ojos. El estándar de la raza dice: Los ojos pueden ser de color marrón y azul; se admiten ojos de color distinto o con ambos colores en un solo ojo.
Es decir que tanto los ojos azules tan buscados, como los marrones, son permitidos. Mucha gente piensa que un Siberian que no tiene ojos claros, no es puro, lo escucho casi a diario. Esto no es así. Tanto el que tenga ojos color marrón/miel, como el que tenga ojos claros pueden ser igual de puros.
Otra de las características que la gente remarca de la raza es que son escapistas, y esto sí es cierto. Su espíritu aventurero y su pasión por correr los pueden llevar a perderse muchas veces, corren largas distancias sin cansarse, y cuando lo hacen ya están desorientados y perdidos.
Es muy importante tener todas estas características en cuenta, a la hora de pensar en incorporar un Siberian Husky a la familia.
Como también: Es una raza muy longeva, tienen un promedio de vida de 15 años aproximadamente.

Son perros que alcanzan su madurez cerca de los 3 años. Hasta ese momento serán incansables adolescentes rebeldes que aman jugar, correr, saltar, intentarán escapar en busca de nuevas aventuras.
Aman jugar en el parque, hacer pozos, romper plantas…

En cuanto al mantenimiento, es una raza que consume un promedio de unos 400gr. por día de un buen alimento balanceado (siempre teniendo en cuenta las necesidades de cada ejemplar en particular, algunos pueden comer un poco menos o un poco más, acá estamos hablando de un promedio en general). No tienen grandes requerimientos.
Es una raza que goza de muy buena salud, son perros muy fuertes. Esto puede jugarles en contra ya que tienen un alto umbral del dolor, y lo demuestran cuando ya es muy avanzado. Haciendo que sea difícil diagnosticar un problema o enfermedad, ya que no son perros que se quejen fácilmente.

En cuanto a su peluquería.
El Siberian Husky tiene un manto doble, es decir, un subpelo interno más blando y denso que es el que lo protege tanto del frío como del calor – Sí, el pelo lo protege del calor, creando una capa de aire que lo aísla – Y una capa exterior de pelo de guardia.
Para mantener su manto en perfecto estado todo el año, basta con un buen baño y cepillado al mes. Abriendo bien el manto y extrayendo el pelo muerto. Prestando mayor atención en las épocas de muda.

Es MUY IMPORTANTE DESTACAR QUE JAMAS DEBEMOS PELAR A NUESTRO SIBERIAN HUSKY.

MAXI webNo es cierto que cortando el pelo aliviemos el calor, todo lo contrario, al sacarle el pelo le estamos sacando también la protección para el calor.
Como decía más arriba, si tenemos nuestro perro con un manto correctamente cuidado, sin pelo muerto ni nudos, su capa interna va a crear una capa de aire que lo va a proteger y aislar del calor.
Entonces si pensamos que nuestro perro va a sufrir calor, en vez de pelarlo, debemos deslanarlo. Para esto es importante contar con la ayuda y consejos de un buen peluquero canino.
Además de todo esto, pelar un perro con el manto como el Siberian Husky está contraindicado, ya que puede producir ATROFIA DEL FOLICULO PILOSO, causando que su manto no vuelva a crecer debidamente.

Teniendo en cuenta todas estas características, ya se está un poco más preparado para recibir un Husky en casa.
En cuanto a la hora de buscar el cachorro indicado, recomendamos siempre acudir a un criador responsable de la raza, que permita conocer su casa, que es también la casa de sus perros, que presente a los papás del cachorro (ellos son un reflejo de lo que será el nuevo integrante)…
Buscar una persona interesada en saber a dónde irá a vivir ese bebé que vio nacer. Que sea capaz de responder todas las preguntas e inquietudes.
También puede pasar que sea el criador el que haga muchas preguntas a la nueva familia, esto nunca debe verse como algo malo, al contrario, a un criador dedicado le interesa a donde y como irán a vivir sus bebes.
Elegir el criador adecuado es tan o más importante que la elección de la raza.
En sus manos está la decisión de quien compartirá con nosotros los próximos 15 años de nuestra vida….

Agustina y Matías
Criadero Red Silver Wolf