El origen de las células cancerosas…

El origen de las células cancerosas…

Los médicos son hombres que recetan medicamentos de los que saben poco, para curar enfermedades de las que saben menos, en seres humanos de los que no saben nada. Voltaire

Con semejante título, en el año 1956, la revista científica Science publica un artículo cuyo autor era el Dr. Otto Warbürg (premio Nóbel en Fisiología – 1931). La hipótesis principal de este trabajo planteaba que donde hay oxígeno y alcalinidad no puede haber enfermedad ni cáncer. Es este investigador quien descubre que las células tumorales sólo se alimentan de glucosa, un hidrato de carbono simple… la forma más sencilla de un azúcar… y lo hace de manera fermentativa, sin utilizar oxígeno (lo que se conoce como fermentación anaeróbica). Las células normales utilizan glucosa, pero “la queman” con 11258646_10205852793934889_837992049_noxígeno. Esto hace que una célula normal obtenga de una molécula de glucosa mucha más energía que una célula tumoral. ¿Y cuál es el motivo de esta supuesta ineficiencia? Para producir energía, una célula utiliza una organela interna llamada mitocondria. En las mitocondrias hay unas enzimas que cuando la célula es atacada por el sistema inmune generan un suicidio de esa célula (proceso llamado apoptosis). Las células tumorales desarrollan la posibilidad de combustionar glucosa sin pasar por las mitocondrias, y con ello anulan la posibilidad de morir por apoptosis. Una supuesta ineficiencia que las vuelve casi inmortales.

Contemporáneo a Otto Warbürg, otro investigador llamado Alfred Pischinger establece los conceptos de acidez y alcalinidad metabólica en el organismo, habla de un mecanismo depurador de diversos órganos, el pulmón al eliminar dióxido de carbono (CO2) eliminando ácidos, el hígado regula el colesterol y los riñones detoxifican el amoníaco en forma de urea. Mientras estos tres sistemas de detoxificación biológicos funcionan normalmente, permiten eliminar residuos propios del metabolismo celular. Si estos sistemas empiezan a fallar, los residuos metabólicos empiezan a acumularse en el líquido que baña a cada una de las células del organismo, creando un ambiente adverso para el normal funcionamiento de los tejidos, aumenta la acidez extracelular y las células o bien mueren o se adaptan para no morir. ¿Cómo? Acumulando líquido extracelular para diluir los metabolitos tóxicos, si el estímulo agresor persiste o bien ocurre la apoptosis (la célula se suicida) o sufre alguna mutación que le permita sobrevivir, pero esa mutación dispara algún proceso no fisiológico que es lo mismo que decir patológico. Ese espacio entre células, con metabolitos tóxicos acumulados, exceso de líquido y células transformadas promueven una inflamación crónica leve que genera diversas consecuencias, a saber: 1) Dolor articular – Atrosis – Artritis. 2) Cáncer. 3) Enfermedad arterial, pérdida de elasticidad. 4) Asma – Alergias. 5) Obesidad. 6) Colon irritable. 7) Enfermedad Cardíaca. 8) Diabetes tipo II. 9) Alzheimer.

Tomando los trabajos de ambos científicos uno puede observar que hace muchos años hay comprensión del mecanismo de transformación celular y origen común de muchas enfermedades.11257609_10205852793854887_1178614179_n

Hoy cuando atiendo un paciente oncológico, una de las indicaciones de lo mucho de hacemos es modificar su dieta, eliminando toda fuente de hidratos de carbonos y sumamos un Alcalinizante al agua de bebida o de toma directa oral. Esto en un paciente que ya tiene declarado el cáncer no es una práctica curativa, pero sí paliativa. La gran pregunta es: ¿puede llegar a ser preventiva del cáncer esta práctica? NO creo que haya una respuesta 100% válida. Lo dejo como una idea para reflexionar.

En el consultorio muchos de mis pacientes son oncológicos, suelen estar obesos, son gerontes, traen sus artrosis consigo y muchas veces con fallas orgánicas a diversos niveles, corazón, riñones, hígado… cómo no acordarme del Dr. A. Pischinger!!!!
Trabajar desde múltiples planos nos permite abordar el concepto de salud de manera integral. Muchas veces el paciente está más incómodo por un dolor de cadera que tal vez por un tumor debajo de la piel… Urge atender una falla renal antes que priorizar una quimioterapia.

Armar protocolos que promuevan analgesia, manejo nutricional y alcalinizar metabólicamente al paciente ayuda a generar un estado de bienestar que facilita la calidad de vida del mismo. Simultáneamente hay que empezar a trabajar en las patologías específicamente. En el caso de oncológicos, los protocolos inmunoterápicos se ven potenciados por este manejo de base que hacemos del paciente.

Específicamente hablando de tratamientos paliativos contra el cáncer, hoy podemos atacarlos desde diversos planos, el cáncer puede ser atacado por las defensas del organismo si usamos inmunomoduladores y vacunas terapéuticas, también podemos atacar blancos biológicos, tales como bloquear receptores de diversos factores de crecimiento, bloquear la formación de vasos sanguíneos y también podemos alterar el metabolismo de las células tumorales (eliminar el aporte de glucosa, inhibir la formación de glucosa por parte del organismo y alcalinizar metabólicamente al paciente).

11258996_10205852793974890_1676727440_nDesde que los seres humanos se agruparon en ciudades y pueblos, tenemos referencia históricas de individuos con cáncer, a lo largo de la historia fue motivo de vergüenza, temor, miedo y reacciones extremas… Desde el desconocimiento completo, teorías equivocadas, decisiones extremas, tratamientos tóxicos hasta un fuerte avance del conocimiento molecular, celular e integral del proceso “cáncer” como una enfermedad sistémica… pasaron siglos… recién estamos empezando a comprender los mecanismos íntimos de esta patología que afecta por igual a todas las especies, donde la expectativa de aparición de tumores es la misma para un humano o un perro o un gato.

Es un tema que genera mucha angustia, pero como médico veterinario tengo una enorme ventaja, la palabra cáncer en mi paciente no tiene carga emotiva, no teme a su significado, le molesta algo que duela, puede ser que aspectos secundarios como infecciones, anemias, gastroenteritis alteren su bienestar, pero con un manejo clínico acorde, muchos pacientes conviven con masas tumorales, sin que se vea afectado su vida cotidiana, y sin alterar su estado anímico.

Hay mucho por hacer, es necesario trabajar en equipos interdisciplinarios y tengo la certeza que muchos tipos de cáncer en menos de una década encontrarán soluciones concretas.

MSA-MV Pablo F. Maure
Director del CIV