El CANICHE y el cuidado de su manto

El CANICHE y el cuidado de su manto

En sus diversas tallas y distintos colores sin dudas el caniche es una de las mascotas que más cuidados requiere en cuanto a estética y mantenimiento. La gran popularidad que ha tomado la raza en los últimos años lo ubica entre los preferidos de las familias promedio.
Por ello cuando de peluquería canina hablamos el caniche es el primero en recorrer los salones del barrio buscando soluciones a los nudos. Pero lo cierto es que su arreglo en los diferentes estilos que contempla el estándar es un maravilloso derroche de destreza, estética y belleza.

Como peluqueros debemos ofrecer todas las variantes de arreglos, no sólo por estética, sino porque todo propietario de caniche debe saber de la responsabilidad y obligación que representa mantener adecuadamente el manto, aun para mascotas que no asisten a exposición.
Por ello existen cortes y variantes que destacan lo mejor de cada ejemplar adaptándose a la vida cotidiana.
Lo primero que todo propietario debe saber cuando tiene un caniche es que su pelo crecerá sin límites, y si no se lo recorta y cepilla, los nudos se apelmazarán sobre la piel, dejando una única opción de arreglo: el esquilado completo o corte sanitario. Para evitar que pasen por la fase de “rapado” existe el mantenimiento que ofrecen las peluquerías caninas profesionales.
Elegir un servicio de estética será una tarea más para tener en cuenta a la hora de decidir adquirir un caniche.

BAÑO Y ARREGLO DEL MANTO:

El baño podrá realizarse con frecuencia, siempre que se respeten las maniobras previas y posteriores.
El cepillado es la base de la preparación.
En el salón el primer paso será cepillar y desanudar el manto. Eliminar pelo muerto y nudos no lleva más de 15 minutos. Claro que no haré referencia a los mantos maltratados por más de seis o siete meses sin atención, que más que seguro necesitarán de máquina para despegar el apelmazamiento. Me refiero a los mantos que tienen cepillado semanal en su casa y peluquería profesional cada veinte días a un mes. En estos casos luego del cepillado se podrá bañar; donde se requiere de técnica y precisión, el cuidado y correcta maniobra de oídos y ojos será crucial para lograr un manto limpio y sin afecciones en piel y anexas.
El uso adecuado de cosmética especializada garantizarán los resultados obtenidos en el secado. Un salón de belleza debe contar con una línea cosmética que respalde la salud de la piel y contribuya con la belleza del pelaje. Laboratorios Osspret ofrece una amplia gama de productos especialmente formulados para realzar el color, texturizar el manto, suavizar y perfumar, todos hipoalergénicos.
En la actualidad el uso de jabones, detergentes o productos sin rotulo o aprobación Senasa marcan la falta de idoneidad y profesionalismo del salón de belleza.
Como último secreto del baño está el enjuague, que deberá ser minucioso y preciso. Siendo importante aclarar, además, que el manto del caniche no necesita de acondicionadores.
Luego del baño se procederá al secado, pudiendo escurrirse la capa densa de agua con toalla o turbina. Pero es fundamental que el manto conserve humedad para el brushing. El modelado con secador de mano o de pie serán clave a la hora de abrir y preparar el pelo.
Por último, todo salón de belleza profesional incluirá en el servicio la atención y cuidado en la higiene de oídos, corte de uñas, despeje de almohadillas. Con estos pasos, el manto del caniche o cualquier raza, estará listo para el corte y arreglos a tijera o con máquina.

Paso a paso en el salón de belleza canina Daniela Scolaro

Untitled-1